‘Luimelia’, la serie que derrumba prejuicios
Ibon
Visto: 5

Fuente: Hayunalesbianaenmisopa.com

Luimelia, Hay una lesbiana en mi sopa

Después de Amar es para siempre, Luisita y Amelia se han independizado definitivamente. La primera temporada se convirtió en un fenómeno global, ayudado sin duda por sus fans y su apoyo, y este domingo día 16 se estrena en ATRESplayer PREMIUM el primer episodio de los seis que componen la segunda temporada. Paula Usero y Carol Rovira, protagonistas de la serie, han hablado de lo que ha supuesto esta serie para ellas, y de cómo su interpretación ha influído en la vida de muchas personas LGBT.

«Que ‘#Luimelia’ se haya vuelto viral muestra lo importante que es que haya diversidad en series y películas. Es la necesidad de tener referentes lo que ha convertido la historia de amor de Luisita y Amelia en un icono», cuenta Paula Usero a Europa Press, quien también ha reflexionado sobre lo que puede suponer este retrato sencillo, doméstico y real del amor entre dos chicas para todas aquellas personas que viven en un ambiente poco abierto:

HAY GENTE QUE SUFRE EL RECHAZO Y LA INTOLERANCIA EN SU PROPIA CASA Y LES FALTAN HERRAMIENTAS

La propia Usero ha hablado con Bluper sobre el dejar la serie raíz, Amar es para siempre.

ESTOY SEGURA QUE LOS GUIONISTAS BUSCARÍAN UNA GRAN HISTORIA, PERO TAMBIÉN HABÍA QUE TENER EN CUENTA CÓMO ESTÁBAMOS NOSOTRAS. Y ADEMÁS TENÍAMOS #LUIMELIA, QUE ERA LA OPORTUNIDAD PERFECTA: CERRAMOS UN CAPÍTULO, PERO LO CONTINUAMOS HACIENDO DESDE OTRO LUGAR. FUE UNA DECISIÓN DIFÍCIL, PERO CREO QUE HA SIDO LA DECISIÓN CORRECTA. NOS HEMOS SENTIDO APOYADAS

Luimelia Amar Es Para Siempre, Hay una lesbiana en mi sopa

En la nueva temporada, las dos prometen nuevas historias y nuevos formatos, incluyendo rupturas de la cuarta pared, pero el mismo humor de siempre, uno de los ingredientes favoritos de las fans. Luisita y Amelia, y su historia de amor en 1977, se han colado a diario en el cuarto de estar de muchas personas, incluyendo aquellas que no tienen referentes LGBT en la vida real, y por eso su relevancia es enorme. Ellas solitas han contribuido a derrumbar prejuicios que estaban enquistados en la sociedad, y no podemos sino darles las gracias por todo lo que esto ha supuesto. Desde luego, no nos vamos a perder esta segunda temporada.

¿Pensando en ser madres? Te contamos el método ROPA paso a paso
Ibon
Visto: 5

Fuente: Hayunalesbianaenmisopa.com

Estamos seguras de que a muchas de vosotras, queridas lectoras, os está empezando a picar el gusanillo de la maternidad. Formar una familia es algo que muchas personas desean, y quizá después de un tiempo con tu pareja te lo estés empezando a plantear. A nosotras también nos pasa, y es por eso que nos hemos puesto en contacto con Dexeus Mujer, un centro médico especializado en Ginecología, Obstetricia y Reproducción  asistida con sede en Barcelona, para informarnos acerca de los pasos que, cuando queramos ser madres, podemos seguir.

En nuestro caso lo que más nos interesaba era el método ROPA, y la Dra. Dalia Rodríguez, ginecóloga experta en Medicina de la Reproducción, nos contó paso a paso el proceso, confirmando que era, en nuestro caso, la mejor opción. Este método, que en España es legal aunque no es así en todos los países, solamente puede hacerse entre parejas de mujeres que estén casadas, y consiste básicamente en que una mujer de la pareja aporte los óvulos y la otra se encargue de la gestación, siendo así las dos madres biológicas a todos los efectos.

Método ROPA
https://cristinmorephotography.com/tag/san-francisco-lesbian-family-photographer/

La donación de óvulos se realiza, pues, intrapareja. Normalmente se recomienda que la donante de los óvulos tenga una edad comprendida entre los 18 y los 34 años, pero sí es cierto que para el método ROPA no hay edad límite, aunque la doctora Rodríguez nos contó que, para poder tener las máximas probabilidades de éxito, a la mayor brevedad posible, sería conveniente que la donante fuera la mujer más joven de las dos. Si la donante tiene más de 38 años se recomienda hacer un estudio genético embrionario, antes de transferir el embrión al útero de la receptora. Esto es lo que se llama FIV con DGP (Fecundación In Vitro con Diagnóstico Genético Preimplantacional), aunque no entraremos en detalle.

Primeros pasos

A la donante se le realiza, en primer lugar, un estudio de reserva ovárica para sopesar si es viable iniciar el tratamiento de estimulación. El estudio de reserva ovárica se basa en una analítica hormonal de una hormona que se llama Antimulleriana (AMH) y que se produce en los ovarios. Su índice disminuye con la edad, pero también hay mujeres jóvenes que la tienen por debajo de lo normal. La otra prueba es una ecografía transvaginal para ver el recuento de folículos antrales (RFA) (folículos de más de 10 mm) y la forma del útero. Estas pruebas permiten predecir la respuesta al tratamiento de estimulación, es decir, el número de óvulos que se podrán extraer. La calidad de los óvulos está relacionada con la edad, por lo que lo ideal sería que la donante tuviera menos de 35 años, si es posible. También deberá hacerse una analítica completa (hemograma, coagulación y serologías: VIH, hepatitis, etc.), y una revisión ginecológica con citología y pruebas mamarias (eco mamaria o mamografía, dependiendo de la edad y/o los antecedentes).

Una vez llevado a cabo el chequeo, ya puedes empezar el tratamiento de estimulación, consistente en unas inyecciones hormonales subcutáneas que te puedes poner tú misma en casa (nos aseguraron que no duelen). Esto tienes que hacerlo durante cinco días seguidos, durante los que no es necesario realizar controles, y luego otros 7 a 10 días más, en los que sí tendrás que hacer control ecográfico cada dos días y analíticas hormonales.

Familias LGBT

Aproximadamente quince días después del inicio de la estimulación, se programa la extracción de los óvulos, que se realiza mediante una pequeña intervención ambulatoria: punción transvaginal ecoguiada y que se tiene que hacer con una anestesia general ligera, llamada sedación. Una vez obtenidos los óvulos, se eligen los de buena calidad y se inseminan con los espermatozoides del donante seleccionado (como la muestra ya está preparada y congelada, sólo hay que descongelarla al momento).

Al día siguiente os llamarán para deciros cuántos ovocitos se han podido fecundar y cuantos embriones se tienen. Los embriones permanecen en el laboratorio hasta que llegan a un estadío avanzado (unos 5/6 días), que se llama estadío de blastocisto. En general suelen llegar la mitad de ellos. Luego se seleccionará el de mejor calidad para transferirlo al útero, algo que se hace de una forma muy sencilla que ya no precisa ningún tipo de anestesia y que se hace también vía vaginal.

Tras la transferencia, te aconsejan hacer un reposo relativo hasta conocer los resultados (es decir, no tienes que estar tumbada en la cama, pero tampoco debes ponerte a correr una maratón). No es necesario coger baja laboral, salvo que se desempeñe un trabajo de esfuerzo.

Método ROPA

La tasa de éxito, si la donante tiene menos de 35 años, es aproximadamente del 60%.

Por cierto: los embriones sobrantes se congelan por si el primer intento no fuera bien o por si en un futuro se quiere tener otro hijo o hija, y además con el mismo material genético que su hermano o hermana, algo que para algunas personas puede ser importante.

¿Y la receptora? ¿Tienes que seguir algún tratamiento especial? Pues sí. Nos contaron que se intentan sincronizar los ciclos, las reglas, mediante pastillas anticonceptivas, para que así las dos estemos en el mismo punto y se acelere un poco el proceso. Además, la receptora tendrá que seguir otro tratamiento hormonal antes de que se le transfiera el embrión, que deberá mantener hasta la décima semana más o menos. Pero, a partir de ahí, el embarazo sigue su curso con los controles habituales que cualquier mujer embarazada tiene que seguir. Ni más, ni menos.

¿Cuándo sabremos si estamos embarazadas? Aproximadamente entre 9 y 11 días desde que se transfiere el embrión, se realiza una analítica (bHCG), para comprobar si se ha implantado correctamente, lo que significa… ¡que el embarazo está en marcha!

METODO ROPA LESBIANAS, Hay una lesbiana en mi sopa
https://loveincmag.com/nikki-julie-sweet-expecting-session/

¿Y qué sucede con el donante de esperma? Esto era una cuestión que no teníamos nada clara, porque, sobre todo, existen muchos mitos transmitidos a través de las películas y las series. Marta Ballester, responsable del Laboratorio de Andrología de Dexeus Mujer, nos contó que:

LA SELECCIÓN DEL DONANTE DE SEMEN SE HACE SEGÚN EL FENOTIPO (RASGOS FÍSICOS: COLOR DE PELO, DE PIEL, DE OJOS, ETC.) DE LA RECEPTORA, AL IGUAL QUE EN CUALQUIER OTRO TRATAMIENTO DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA (SEGÚN LA LEY ESPAÑOLA), ES DECIR, EN EL CASO DE UN ROPA SE SELECCIONA EL DONANTE DE SEMEN CON LA MÁXIMA SIMILITUD DE RASGOS FÍSICOS DE LA QUE NO APORTA LOS ÓVULOS. 

Para disminuir el riesgo de la transmisión de algunas enfermedades hereditarias de origen genético y carácter recesivo se puede realizar el test genético de portadores al donante de semen. Las enfermedades autosómicas recesivas solo se manifiestan cuando los dos progenitores tienen una alteración genética en el mismo gen (información genética) y la transmiten a su descendencia. El estado de portador de enfermedades recesivas suele pasar desapercibido, por lo tanto desconocemos si somos portadores de alguna de estas enfermedades. Este estudio se realiza tanto al donante de semen como a la de óvulos, para poder cotejar los resultados y elegir un donante que sea “compatible” desde el punto de vista genético.

¿Cuánto cuesta?

 Otra cosa que nos interesaba (y mucho) era el coste del proceso. No teníamos ni idea de cuanto podía suponernos, y al ver que había tanto procedimiento envuelto creíamos que iba a ser mucho más de lo que, al final, nos dijeron. La primera consulta era gratuita para nosotras porque somos pacientes de la clínica, y el proceso cuesta 5.715 euros incluyendo el banco de semen. Este precio no incluye el precio de congelación de los embriones sobrantes, que es de 600 € y cubre el mantenimiento durante el primer año.

Si tenéis alguna duda extra sobre el proceso, podéis poneros en contacto con Dexeus Mujer. La sensación que nos dio es de profesionalidad absoluta, y, sobre todo y algo que se agradece muchísimo en temas tan delicados como este, lo amabilísimas que son.

Empujados a huir por su orientación sexual: “Aquí no protegemos a gente como tú”
Ibon
Visto: 5

Fuente: ElDiario.es/CanariasAhora

“Aquí no protegemos a gente como tú”. Las autoridades rusas respondieron así a Artem cuando acudió a denunciar una paliza de un grupo skinhead por su orientación sexual en 2018. Después de haber sido despedido de su trabajo por ser profesor homosexual y de sufrir bullying desde los 14 años, decidió escapar a Gran Canaria para solicitar asilo en España. Al otro lado del planeta, en Venezuela, Paola (nombre ficticio) recogió sus cosas en 24 horas y partió a Colombia, después de que la Aviación Militar Bolivariana a la que pertenecía descubriera que era lesbiana. En ambos países, la situación de las personas transexuales es “muchísimo peor”. “En Venezuela parte del trabajo de las fuerzas de seguridad se centra en ellas. A veces contratan el servicio de quienes ejercen la prostitución. Es una trampa. Las violan, asesinan y las tiran a un río”, revela Paola. El estudio Violencia contra personas LGBTI elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos refleja que entre 2009 y 2013 se documentaron en torno a 46 asesinatos en el país. Al menos 70 lugares del mundo arrastran aún leyes que criminalizan al colectivo. En otros estados, no hay condena penal, pero sí social. 

 Cinco kilómetros al oeste de Moscú, Artem pasó su infancia y su adolescencia sintiéndose “un bicho raro”: “La gente y la televisión te dicen que tienes una enfermedad”. A los catorce años no pensaba que exponer sus sentimientos en público fuera tan peligroso, hasta que cometió “la estupidez” de subir una foto con su novio a su perfil de Facebook. “Pensé que a la gente le iba a dar igual, pero tras hacerlo no podía ni siquiera salir al centro de mi ciudad”. La vigencia de la Ley rusa contra la propaganda homosexual legitima y justifica las agresiones policiales al colectivo. “Si voy con mi novio de la mano por la calle nos pueden detener, insultar o golpear. Está bien visto que la policía proteja a los rusos de esta enfermedad”. 

La entrada en vigor de esta norma supuso, desde el punto de vista del joven, la normalización de la lgtbifobia. Recuerda cómo antes incluso uno de los grupos musicales de referencia era Tattoo, integrado por una pareja de mujeres. “Ahora, la ciudadanía rusa cree que cuando dos mujeres están juntas es porque son amigas o porque no han encontrado a un hombre de verdad”, explica Artem. Una de las últimas medidas homófobas del país que lidera Vladimir Putin es la prohibición expresa del matrimonio homosexual en la Constitución. En Venezuela, según la experiencia de Paola, tampoco hay respeto ni justicia para la población LGTBI. “La policía puede irrumpir en tu casa, darte una paliza y marcharse. Si en esa casa hay alguien del colectivo la revientan a morir y eso es lo que alegan, que estaban actuando de manera lasciva o se inventan que había menores delante”. 

 

La represión y la exclusión social que el joven ruso vivió durante toda su vida le condujeron a cuestionar su orientación sexual e incluso a intentar mantener relaciones sentimentales con mujeres. En otros casos, algunos hombres se casan con personas del sexo opuesto para ocultar su sexualidad y otros acuden a terapias para “curarse” a través de electroshock u “operaciones en el cerebro”. La posibilidad del colectivo de agruparse y movilizarse es nula. Artem explica que hay algunas asociaciones en Moscú y San Petersburgo que trabajan de manera clandestina por seguridad. Cuando él iba a las reuniones, en la recepción del edificio debía decir que tenía cita con el psicólogo. No reprimir su forma de ser le ha costado su relación con su padre, con quien no tiene relación en la actualidad. Su madre sí le apoya: “Ella lo que quiere es que yo sea feliz”. En enero de 2019, después de romper con su historia y huir a España, solicitó asilo. Le entrevistaron en mayo y aportó a su expediente imágenes de sus lesiones, declaraciones de testigos y capturas de pantalla entre otras pruebas. Desde entonces sigue esperando a que le concedan la condición de refugiado. “Me dijeron que aproximadamente en dos años tendría una respuesta”. 

La petición de Paola fue denegada, a pesar de que en Venezuela fuera encerrada, amenazada, torturada e investigada por su orientación sexual. Pero sí ha recibido una plaza de acogida humanitaria. “Cuando tramité mi solicitud, quienes me asesoraron me dijeron que muchas veces los expedientes ni siquiera son leídos, sino que aprueban únicamente aquellos que son de extrema notoriedad, como los referidos a las víctimas de trata”. Las organizaciones especializadas ya advirtieron en 2016, según una información publicada por eldiario.es, de que los estereotipos que perviven en España respecto a la población LGTBI condicionan las valoraciones de la Oficina de Asilo, dependiente del Ministerio del Interior. Un ejemplo es el “criterio de discreción” que sostiene que si los solicitantes “son discretos” no tendrían que huir de sus países. La psicóloga del colectivo GAMÁ, María José Hinojosa, subraya la situación dramática que atraviesan las personas que huyen de sus países por pertenecer al colectivo: “Rompen con toda su historia, con su cultura, se quedan sin lugar de origen”. A esto se le suman las dificultades de integración en el país al que llegan y el duelo migratorio. 

 

La Iglesia, “por encima del Gobierno” 

Paola dedicó diez años de su vida a la Aviación Militar Bolivariana. Siempre tuvo que mantenerse “bajo perfil” y “neutralizarse por completo” para no arriesgar su puesto académico ni echar por la borda el esfuerzo físico, mental y económico que realizó para llegar a ese punto. Dentro de la institución, a ella y a sus compañeras les advertían del riesgo de adoptar “conductas homosexuales inapropiadas en el país”. “Creen que las personas homosexuales lo son porque adoptan modas o tendencias que ven en otros países”. Los acontecimientos políticos que ha vivido Venezuela en los últimos años y los episodios de violencia que ha sufrido su población justificaron las investigaciones a las personas “sospechosas de pertenecer al colectivo LGTBI”. Paola, para protegerse, decidió retirarse de su cargo de oficial y darse de baja en la institución. Fue entonces cuando las autoridades comenzaron a indagar sobre su vida política, social y personal. 

Cuando descubrieron que era lesbiana, empezaron los ataques. Primero fueron verbales: “Eres una deshonra”. Después continuaron las presiones hasta que un sábado por la mañana tocaron a su puerta y la llevaron a un centro de detención. Allí estuvo tres días recibiendo golpes: “Me decían que me había burlado de ellos por ser lesbiana y estar en la Aviación Militar”. Cuando fue puesta en libertad se puso en contacto con una persona de confianza que estaba en el exterior y en la mañana del seis de abril recibió una llamada: “Tienes 24 horas para salir del país”. “Yo creía que si me daba de baja de la institución podría vivir mi vida tranquila en Venezuela, pero luego me di cuenta de que la única forma de conseguirlo era abandonar mi hogar”. Esa misma tarde cogió una guagua hacia Colombia, donde ahorró dinero para luego partir a España. Dejó de hablar con su familia durante un mes porque temía por su seguridad. “El Gobierno arremete contra lo que tú más quieres”. 

Paola y Artem confían en que el odio hacia la población LGTBI en sus países cese. Pero saben que no es tarea fácil. “En Venezuela la Iglesia está siempre encima del Gobierno y por el momento no va a permitir que nada cambie. Tampoco el machismo. La mujer debe ser sumisa y si es posible hasta aguantar golpes. Ese es el modelo que venden, no hay otro”. En Rusia es necesaria una renovación política. “Todo depende de cuándo se vaya el presidente actual y todos los políticos que aún tienen la ideología de la Unión Soviética. Tardará mucho, pero hay esperanza”. 

15 años del matrimonio igualitario en España o cómo tres palabras cumplieron el sueño del colectivo LGTBI
Ibon
Visto: 5

Fuente: ElIndependiente.com

 

Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz», escribía Luis Cernuda en Los placeres prohibidos. Si el poeta de la Generación del 27 hubiese podido decir «ante los hombres la verdad ignorada, la verdad de su amor verdadero» habría proclamado públicamente la homosexualidad que insinuó en su obra.

 

José Luis Rodríguez Zapatero utilizó sus versos en el discurso que dio en el Congreso de los Diputados el 1 de julio de 2005, día en el que se aprobó la modificación del Código Civil para incluir en la norma el derecho de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio. «Cómo se engaña el hombre y cuán en vano da reglas que prohíben y condenan», se lamentaba Cernuda en La familia.

  
 

Sólo hizo falta incluir tres palabras en esta norma de 1889 para cambiar la vida de miles de personas: «El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo». La Ley 13/2005, puesta en vigor el 3 de julio de 2005, «supuso un antes y un después» para el reconocimiento de derechos del colectivo en España, tal y como asegura para El Independiente Elisa González, vocal de la asociación de familias LGTBI Galehi.

El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo»

Modificación del Código Civil

Era «un pequeño cambio en la letra», pero acarreaba que «miles de compatriotas» pudiesen cumplir su sueño de convivir dentro de la legalidad con sus parejas y formar una familia, argumentaba el ex presidente del Gobierno en una comparecencia histórica. «No estamos legislando para gentes remotas y extrañas. Estamos ampliando las oportunidades de felicidad para nuestros vecinos, para nuestros compañeros de trabajo, para nuestros amigos, para nuestros familiares», expresaba.

España fue el cuarto país en legalizar el matrimonio igualitario, por detrás de Bélgica, Holanda y, por tan sólo unas horas, Canadá, y se convirtió en el primer Estado del mundo en permitir que las parejas homosexuales pudiesen adoptar. En concreto, más de 100.000 ciudadanos han logrado a lo largo de estos años «alcanzar la dignidad y dejar de ser ciudadanos de segunda clase», tal y como afirmaba en una entrevista con Efe Alejandro Alder, representante de la Federación Española de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb).

 

 

El primer matrimonio homosexual que se registró de forma plenamente legal -más allá de uniones clandestinas tan conocidas como la de Elisa Sánchez y Marcela Gracia, en 1901- fue el formado por Carlos Baturín y Emilio Menéndez, una pareja de toda la vida, que contrajo matrimonio el 9 de julio en el Ayuntamiento de la localidad madrileña de Tres Cantos.

Nuestra nación se convirtió en un referente en reconocimiento de derechos a nivel internacional y se transformó en «un país más decente, porque una sociedad decente es aquella que no humilla a sus miembros», afirmaba Zapatero. «Supuso un grado de libertad», asegura para este periódico el vicepresidente de Felgtb, Mané Fernández, que agrega que, hace 15 años, los homosexuales pasaron del «no podemos ejercer unos derechos», a poder elegir «si queríamos o no casarnos».

La aprobación de la ley supuso equiparar a las personas homosexuales al resto de personas»

Miquel Iceta (PSC)

Las palabras «del mismo o» permitieron que los homosexuales abandonasen el «miedo» a vivir en una situación de irregularidad, según Elisa González, cumpliendo así la voluntad de la mayoría de la sociedad española del momento. «El mundo va mucho más rápido que la norma» y, en julio de 2005, la política se adaptó «a las necesidades», señala Jaime de los Santos, diputado de la Asamblea de Madrid por el PP. «Se confundieron», reconoce este representante al recordar que el suyo fue el único partido, junto con algunos miembros de Unió Democrática de Cataluña, que votó en contra de esta modificación del Código Civil. 

«La aprobación de la ley desde el punto de vista de los derechos supuso equiparar plenamente a las personas homosexuales al resto de personas», opina en una conversación con El Independiente Miquel Iceta, líder del PSC. Asimismo, el dirigente socialista pone en valor la figura Pedro Zerolo como impulsor de este proceso de normalización: «Sin el movimiento LGTBI y sin activistas como Zerolo, el PSOE seguramente habría tardado más en llegar a esta conclusión y en atreverse con estas reformas».

Pedro Zerolo, fallecido el 9 de junio de 2015 víctima de un cáncer, lo significó «todo» para este movimiento, dice la vocal de Galehi, que reconoce que se emociona al pensar en el activista canario. Este político unificó el discurso del colectivo, en una época en la que se barajaban varias fórmulas de unión, como la de pareja de hecho, y apostó por el matrimonio igualitario, «porque era lo único que nos iba a dar la igualdad real», recuerda el vicepresidente de Felgtb, organización que presidió el propio Zerolo.

 

«Es maravilloso llegar convenciendo, porque es la mejor manera de llegar; sin imposiciones, consiguiendo un cambio de mentalidad que determinó una mayoría social nos apoya: dos de cada tres españoles apoyan los matrimonios entre personas del mismo sexo», afirmaba el activista en una entrevista en Canal Sur en 2005.

Poco después de la aprobación de esta modificación -que no es realmente una ley-, «la aceptación de las personas LGTBI en España creció de manera notable, hasta llegar a día de hoy a ser uno de los países del mundo con mayor aceptación», explica Santiago Rivero, secretario de COGAM.

«Es evidente el cambio de mentalidad, aunque queda muchísimo por hacer, porque todavía sorprende ver a una pareja de hombres o de mujeres de la mano por la calle», refleja Marta Higuera, concejala del Ayuntamiento de Madrid, que matiza que «aunque se tolera», todavía «no está normalizado».

La normalización de la diversidad sexual es una de las metas que le quedan por alcanzar al colectivo y, para llegar a ella, se necesita «visibilización», afirma la representante de Más Madrid, con actos como el Orgullo, que este año no ha podido celebrarse por la incidencia de la crisis sanitaria en nuestro país, aunque también ve esencial que las instituciones den voz al movimiento por los derechos de las personas LGTBI.

Desde hace unos años, «hay retrocesos en el discurso», asegura Mané Fernández, pero también los hay pasos hacia atrás «en cuanto a derechos aprobados» en algunas comunidades autónomas, como Murcia, donde salió adelante la propuesta de instalar el pin parental que exigía Vox para dar su apoyo a los presupuestos regionales. «Vox es un partido realmente homófobo», dice Higueras, que considera que «peligran los derechos» del colectivo, porque en algunas autonomías, como la Comunidad de Madrid, y organismos locales hay gobiernos que «tienden la mano» a la formación que lidera Santiago Abascal «porque tienen que gobernar». 

En su modelo de sociedad no quepo yo; en el mío sí cabe usted»

Pedro Zerolo

Las «declaraciones contra la dignidad y los derechos de las personas LGTBI suponen un hecho peligroso e importante» y «legitiman este tipo de discursos de odio en el ámbito público», expone Rivero. En los últimos dos años, según el representante de COGAM, este tipo de discursos ha proliferado, sobre todo en redes sociales, donde personas que antes «no se atrevían a decirlos porque eran ‘políticamente incorrectos'», ahora «se sienten más fuertes para lanzar estas expresiones de odio».

Jaime de los Santos les propone a los dirigentes de Vox, como fórmula para «luchar contra la ignorancia y acabar con esas declaraciones», que «lean, hablen y pregunten». En la misma línea, Iceta indica que, «cada vez que se producen manifestaciones homofóbicas, siento mucha tristeza», porque «aceptar a las personas tal como son es la única manera de garantizar la felicidad de mucha gente y del conjunto de la sociedad».

Si algo ha quedado claro con esta modificación es que «la familia sigue», sólo que «ahora son más diversas», afirma Elisa González. El reconocimiento de «esos derechos no supone una merma de los derechos de nadie; por lo tanto, es una ampliación de derechos y de las oportunidades de felicidad», completa Iceta, que hace suya la conocida respuesta de Pedro Zerolo a Ana Botella durante un pleno en el Ayuntamiento de Madrid: «En su modelo de sociedad no quepo yo; en el mío sí cabe usted».

Dos mujeres inscriben a sus hijos en Ecuador como madres
Nayra
Visto: 229

Después de seis años de lucha ante las instituciones públicas en Ecuador, una pareja de inglesas logró inscribir legalmente a sus dos hijos con el apellido de ambas.

Helen Bicknell y Nicola Rothon no paran de sonreír. Finalmente, sus pequeños Satya, de seis años, y Arundel, de 2, ya tienen los documentos que los identifican plenamente como hijos de una unión de lesbianas.

Read more
Dos niños cuentan al mundo cómo es tener dos mamás
Nayra
Visto: 136

Marc y Paula se han hecho virales contestando con total naturalidad a las preguntas sobre cómo es tener dos mamás. Hermanos, ambos de 8 años, e hijos de Lidia y Montse, cuentan con dulzura una historia sencilla, la de sus vidas con dos madres.

La autora del vídeo es también madre en una fmailia homomarental y lleva un canal de YouTube en el que cuenta cómo es la vida con un peque, cómo se casaron, se embarazaron, cómo se siente una madre que no gesta....

No se pierdan este vídeo ni los del canal de Vero Basku, y ya, si se ponen, echen un ojo al libro escrito por una de las mamás de estos niños, “Madre no hay más que dos”.

 

El permiso de paternidad para la madre no gestante
Nayra
Visto: 233

Bebé en brazos

La prestación por paternidad o maternidad en parejas del mismo sexo no es un tema que se suela incluir en muchos artículos, pero ¿qué derechos tenemos?

Lo primero es que para  poder acogernos a la prestación de maternidad y paternidad (así se llama aunque sea una mujer quien lo solicita) es imprescindible que exista un vínculo jurídico con la criatura.

Read more